El popular modelo de dropshipping dejó de funcionar hace unos años, y su causante fue los altos tiempos de envío comparados con la popularización de la logística FBA. Con su programa Prime, Amazon normalizó recibir los paquetes al siguiente día aun teniendo pérdidas. Hoy en día, recibir los paquetes rápidamente está tan instaurado, que ya es requisito para vender online. Por esto, los dropshippings no funcionan.

Como vendedores, podemos elegir la logística de envío al cliente de nuestros productos. Tenemos FBM, donde enviamos nosotros mismos el producto, y también FBA, donde Amazon nos lo envía por nosotros. La logística FBA no solo es la preferida porque nuestro producto pasa a ser Prime, sino que también por la comunidad que nos ofrece el hecho de no estar pendientes de los envíos. La mayoría de los vendedores aplican esta logística en sus productos.

FBA no solo implica un coste (tarifa de logística), también el tiempo de preparar y empaquetar nuestros productos para enviarlas a los almacenes de Amazon. Aunque en un principio, hacerlo así es viable, cuando tenemos que enviar mucho stock recurrente, no es buena idea que el stock pase por nuestra casa/almacén para empaquetarlo y luego enviarlo. Para automatizar este proceso, tenemos la opción de enviar el stock directamente de fábrica a Amazon.

Antes que nada, no os recomiendo practicar el envío directo para las primeras pruebas de un producto. Antes de venderlo, tenemos que revisar que el producto sea el que hemos comprado, y todo está correcto. Es frecuente encontrarte que no es así.

Para realizar un envío directo de fábrica a Amazon, tenemos que seguir estos pasos:

1. Conocer las posibilidades de la fábrica. Es importante saber que no todas las fábricas ofrecen el servicio de preparar tus unidades para mandarlas directamente. Esto implica, básicamente, pegar la etiqueta del SKU en cada producto individualmente. El precio de este servicio puede estar entre los $0,25-$0,40 por unidad, dependiendo de la cantidad. Si la fábrica no ofrece el servicio, se puede contratar otra empresa para que lo haga antes de enviar el pedido.

2. Obtener las dimensiones y cantidades de las cajas. Ahora tendríamos que crear el envío desde Amazon, aunque nos encontraremos que no disponemos de toda la información necesaria. Tendremos que conocer cuantas unidades lleva cada caja, y las dimensiones de esta (tamaño y peso). Esta información se la tenemos que pedir a la fábrica.

3. Crear el envío en Amazon Seller Central. Ahora sí, con toda la información sobre las cajas, podremos acabar de generar el envío.

4. Proporcionar la etiqueta a la fábrica. Finalmente, tenemos que enviar las etiquetas generadas a la fábrica para que las puedan pegar en las cajas.

De esta manera tan sencilla, podremos enviar stock directamente desde fábrica. Nos podemos encontrar con la situación de vender un pack con diferentes productos. Si son de la misma fábrica, seguramente no tendremos problema para juntarlos. Si son de diferentes fábricas, tenemos dos opciones:

1. Una de las fábricas envía el stock a la otra fábrica, que se ocupa de empaquetar y enviarlo todo.

2. Las fábricas envían el stock a una empresa que se ocupa de empaquetar y enviar el stock.

De todas formas, nos podemos encontrar con diferentes situaciones en las que tendremos que actuar de maneras distintas a las explicadas en este artículo. Mi recomendación es que esta información os sirva de base para entender el funcionamiento, y acabéis de consultar vuestras posibilidades con la fábrica o empresa de transportes.